El primer haz de partículas completó ayer a última hora toda la circunferencia de 27 kilómetros del nuevo acelerador , instalado en el (), junto a , tras los 14 meses que han tardado los en reparar la grave avería que se produjo en septiembre de 2008, a los pocos días de su puesta en marcha. «Es estupendo ver el haz circular de nuevo en el LHC», declaró el director del CERN . «Todavía nos queda un tramo que recorrer antes de comenzar a hacer física, pero con este hito estamos bien encaminados». El plan es hacer circular el otro haz (en el sentido contrario) y, dentro de unos días, provocar las primeras colisiones de partículas, primero a baja energía para ir aumentándola poco a poco.

El LHC está instalado en un túnel, a 100 metros de profundidad, en la frontera franco-suiza, y es el acelerador más potente jamás construido. Es una máquina superconductora que funciona a 271 grados bajo cero. En los puntos de colisiones de los haces, cuatro gigantescos registrarán los efectos de los choques de partículas para explorar las leyes que rigen el funcionamiento de los componentes fundamentales de la materia.