El desastre del Katrina se llevó al cine hace unos meses. Y es que nos envían al correo la siguiente noticia:

Guionistas predictólogos: una película inglesa realizada el año pasado narra cómo un huracán de categoría 4 destruye la ciudad de en setiembre del 2005.
La película de la cineasta inglesa Caroline Levy (junto a James Erskine) es un cruce entre ficción y documental escrita,realizada en el 2004. Su nombre es «Oil Storm».

Según ella, hizo el film luego de descubrir que la zona era especialmente vulnerable a las tormentas.

En su , un huracán llega a Nueva Orleans el 2 de setiembre del 2005, casualmente cuatro días después de cómo sucedió realmente.

Caroline filmó su producción (que se estrenó en en junio), usando equipos reales de emergencia para demostrar lo difícil que sería evacuar a las personas en el área de la crisis.

Mientras hacía la investigación el año pasado en Nueva Orleans, Caroline descubrió preocupación sobre una posible tormenta sobre la zona. Entrevistó a más de 100 que temían un huracán peor que el Iván (del 2004).

De hecho, el director del Centro de Emergencia, le dijo entonces que si un huracán igual al que describía su película, llegaba algún día, convertiría la zona en la próxima Atlántida.
En el film, el precio del petróleo también se eleva a más de 70 dólares el barril, como resultado de la devastación.

Según consigna el diario británico The Sun, la cineasta no podía creer, al filmar su experiencia, que cinco meses después de estrenado el drama se volvería real.
«Fue como si la película hubiera cobrado vida», declaró cuando vio las escenas de Nueva Orleans…