La ha sido siempre un tema que ha generado gran controversia en el mundo de la ciencia. Mantener seres humanos vivos (o con sus células vivas al menos) en condiciones de congelación, con el fin de mantener sus funciones vitales suspensas, para una futura reanimación. Esto ya se hace con órganos sueltos de cara a los trasplantes.

Lo hemos visito en muchas películas, pero que parte de esto es posible? Gracias a los adelantos científicos de hoy en día, si bien no se a conseguido aun “descongelar” a un ser humano, se esta muy cerca, pues se ha conseguido en algunos otros mamíferos. El proceso de criogenización es relativamente sencillo, ya que solo es necesario inyectar en el cuerpo que se va a criogenizar, unas substancias que impedirán la formación de cristales en el interior de los tejidos de los diversos órganos (llamados crioprotectores), lo cual podría poner en peligro la integridad de los mismos. Después, este cuerpo es conservado en tanques llenos de nitrógeno líquido, a temperaturas cercanas al cero absoluto, en espera de que la cura a la enfermedad que padece pueda ser descubierta.

Este proceso, si bien es costoso, sus usuarios se lo toman como jugar a la lotería, ya que puede tocarte ver el futuro, o puede que no, ya sea porque no se ha descubierto la cura a la enfermedad que se padece, o por que la empresa de criogenización se hunda. Sin embargo todo esto esta previsto, según estas compañías, igual que está previsto también que al «despertar» de nuevo tengas un dinero esperándote para empezar tu nunca mejor dicho nueva vida.

El precio varia en función de si quieres criogenizar el cuerpo o la cabeza. Esto que parece de ciencia ficción o de dibujos animados como es realidad hoy. Los que solo criogenizan su cabeza, recuperarían su cuerpo por medio de la nanotecnología y de las investigaciones genéticas.

Hoy en día, en , no existe ningún centro de criogenización, debido a que las leyes, tal cual están hoy en , no lo permiten; sin embargo si tenemos la Sociedad Española de Criogenización, que se encarga de ofrecer información y asistir a aquellos que desean ser criogenizados, el proceso. Llevan muchos años tratando de conseguir lo mismo que estas compañías extranjeras, pero mientras asesoran al que este interesado. La mayoría de estos centros de criogenización están en , y albergan en sus cámaras a varias personas en espera de su momento para “resucitar”, y hay varias españolas ya.

Ya estamos a punto de poder descongelar un cuerpo humano, pues se ha probado ya con animales, entre ellos mamíferos, con éxito, y se mantenía la memoria, como por ejemplo en un ratón que tras «despertarle» recordaba perfectamente el laberinto que había recorrido con anterioridad.

Las personas que están en estos centros es gente que ha muerto. Hay tres muertes. La legal, que seria cuando el médico certifica que el paciente ha muerto; la clínica, que es cuando el cuerpo ha muerto, pero por ejemplo aun se mantienen las células vivas, de cara por ejemplo a un trasplante. Y la muerte biológica que seria cuando ya las células han muerto. En cualquiera de las dos primeras se puede ser criogenizado.

Hay una especie de seguro, por así decir, que pagas una cantidad periódica asegurándote una plaza en estos centros. También hay gente que utiliza su seguro de vida para una vez muerto, pasar a estado de suspensión. Pero hay que pasar un largo proceso que dura días para criogenizar un cuerpo y a día de hoy en España no se tiene fácil por las leyes actuales, por lo que gente que quiere ser criogenizada trata de ir a «morir» a las proximidades de estos centros.