Hoy voy a hablaros de una en . Lizzy Cooke, una medium sudafricana, se instaló en su nueva casa, en las afueras de Hartbeespoort, y se frotó las manos con satisfacción al comprobar que estaba encantada.

La primera noche se despertó por una música que provenía del piano roto que había en el vestíbulo. Al bajar las escaleras, vio una niña tocando el instrumento. Desde ese día un fantasmal británico pasea de noche sobre el tejado y cientos de espectros la visitan, entre otros una anciana con su hija, quien a su vez abraza el cuerpo sin vida de su pequeño.

Durante una sesión de ouija, la abuela le dijo a Cooke que su nieto había sido asesinado y enterrado en el jardín sin ninguna ceremonia religiosa. Por eso desde hace mas de 100 años, la familia busca a alguien que rece por él.

Cooke dice que la mayoría de los solo buscan ayuda espiritual. No obstante, hay algunos malvados como el que aterroriza a una familia de Mafikeng, al noroeste de Sudáfrica.

El espectro mueve las camas, rompe objetos y escribe obscenidades en las paredes. Representantes de distintas iglesias han ido a la casa para intentar expulsarlo, pero sólo han conseguido que los ataques se intensifiquen. La policía de la localidad ha lanzado una petición de ayuda para la familia.