[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=hZYTm9nRj3Q[/youtube]

El Monte Aloia fue declarado Parque Natural en 1978. Visita obligada para los amantes del senderismo y la naturaleza, en sus laderas podemos contemplar variadas especies de flora y fauna. En la cima, la panorámica que se nos presenta es impresionante, todo el Val Miñor y el valle del Louro.

En el Monte Aloia han aparecido restos arqueológicos como hachas y objetos cerámicos. Además, la Citania, los restos de un poblado galaico-romano y la muralla ciclopea que rodeaba la parte superior del monte, nos indica que este lugar ha sido habitado desde la antigüedad. Durante la Edad Media, las gentes de Tui se refugiaban en él de las sucesivas invasiones que asolaban estas tierras del Baixo Miño.

Abundan los arbustos como el tojo, el brezo, la retama y la carpaza. Además posee una amplia muestra de especies vegetales de alto valor. En el robledal de la ermita existe un bosque de caducifolios autóctonos y también se puede encontrar variedades de árboles exóticos (acacias, cedros, eucaliptos).

En nuestro paseo encontraremos una fauna variada. El Monte Aloia es el habitat elegido de especies como zorros y conejos, y de aves como la perdiz y el milano comun.

La Capilla de San Xiao fue construida en 1713 sobre los restos de un antiguo templo románico. En sus cercanías, existe un Vía Crucis que culmina en el mirador de la Cruz, que data de 1910.

En la Casa Forestal se encuentra el Centro de Interpretación de la Naturaleza. Por todo el monte discurren caminos de senderismo que nos permitirán disfrutar plenamente nuestra visita a este mágico monte.

FAUNA Y FLORA

Vegetación: La vegetación autóctona está representada por los restos de robledales, conocidos en Galicia como carballeiras, de La Ermita y Rego de Pedra. Sin embargo en 1910 se comenzó la repoblación del monte con pinos silvestre y radiata y algunos árboles exóticos como acacias, cedros, cipreses y eucaliptos, lo que le confiere al conjunto un indudable interés. Actualmente existe un plan de aprovechamiento forestal que intenta conciliar la recuperación de las masas arbóreas autóctonas sin renunciar al aprovechamiento maderero de las especies de crecimiento rápido y el control de otras más invasoras como las acacias. La senda botánica ofrece la posibilidad de conocer las características de las especies arbóreas más importantes del Baixo Miño.

Fauna: Sobresalen las especies típicas de los ambientes forestales bien desarrollados como zorro, conejo, erizo, perdiz, pito real, arrendajo, águila ratonera, azor o cárabo.