Puede que a su marido lo llamen “el alien”, pero es ella quien asegura haber tenido un contacto directo con extraterrestres (Encuentro en la cuarta fase o del cuarto tipo). Y hasta ha visitado Venus, el planeta hermano de la Tierra. Asegura que hace 20 años su alma fue secuestrada por un objeto volador no identificado (OVNI) de forma triangular que la llevó a Venus.
La nueva primera dama de Japón, Miyuki Hatoyama, no se cortó un pelo al escribir que “mientras mi cuerpo estaba dormido, creo que mi alma viajó a Venus en un ovni de forma triangular”.

Un encuentro con el más allá del que la esposa del recién elegido primer ministro nipón, Yukio Hatoyama, dio cuenta en un libro publicado hace un año.

“Era un lugar muy bonito, muy verde”, escribió la buena señora de su puño y letra antes de que su obra autobiográfica se estrenara en las librerías del país de los manga.

Miyuki, de 66 años, asegura que su paseo en el OVNI tuvo lugar hace muchos años. Y claro, tituló su obra “Cosas muy extrañas con las que me he encontrado”.

Cuando despertó, la próxima primera dama del país del sol naciente le dijo a su ex marido que acababa de regresar de Venus. “Habrá sido un sueño”, le respondió, descreído, a diferencia del primer ministro, que le habría animado en su “vuelta”. “Mi actual esposo tiene una forma de pensar muy distinta al anterior. Seguramente habría dicho “¡Eso es fantástico!”, dice esta mujer sobre el líder del Partido Demócrata y ganador en las elecciones del domingo. A sus 62 años, Yukio Hatoyama, el rico nieto de un ex primer ministro japonés, acabará con medio siglo de hegemonía liberal en Japón. Miyuki Hatoyama (a la izquierda) en octubre de 2008 durante un acto de campaña en Tokio

http://photos-f.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc1/hs241.snc1/8822_1231160457476_1183064156_30731301_802472_n.jpg

Los habitantes del distrito Nagatacho de Tokio apodaron “el alien” a Hatoyama por sus ojos saltones, aunque según su mujer este nombre le viene de su nueva forma de hacer política, muy distinta al viejo estilo.

“Es difícil entender algo nuevo. Para muchos políticos mi marido, que no se mueve por intereses personales, es difícil de comprender y parece una especie de alien, imagino”, apunta en clara referencia a los miembros del partido que ahora pasarán a la oposición. Esta actriz, comentarista de programas de variedades, también conocida por sus dotes en la cocina (ha escrito varios libros con sus recetas) y que actuó durante seis años en la revista Takarazuka, un grupo femenino de teatro musical, asegura compartir “mucha sensibilidad” con la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama. “Es tan natural… Me encantaría conocerla”, comenta de Michelle. Fue precisamente en EE.UU. donde Miyuki conoció a Yukio en los años 70, educado en la prestigiosa Universidad de Stanford.

En una reciente entrevista, la amiga de los extraterrestres predice que Japón cambiará bajó las órdenes del nuevo premier. ‘‘Es imposible que Japón cambie en dos días, pero estoy convencida de que la gente se dará cuenta si él continúa trabajando duro”. MiyukiMiyuki insiste en que hay que saborear este momento histórico. “Creo que dentro de unos años el pueblo dirá que estas elecciones cambiaron la historia”.

Entre las cosas que diferencian a su marido de los políticos de la vieja escuela nipona está el hecho de que Hatoyama proclama públicamente el amor por su mujer utilizando una foto de la pareja en su web oficial, además de dedicar una de las páginas a presentar los libros de su esposa.

“Es un hombre muy normal en su vida diaria. Está bendecido por sus antepasados y sus seguidores, protegido por su poder”. La pareja tiene un hijo, Kiichiro, que según Miyuki tiene madera de político. Es ingeniero y está estudiando en Moscú. “Siempre le digo que tiene que presentarse mientras a mi me queden fuerzas para ayudarle en la campaña”, confiesa esta curiosa primera dama.

Las excentricidades de la esposa del futuro mandatario japonés prometen darle a la figura de la primera dama de ese país el color y protagonismo del que históricamente ha carecido.

Muy distinta a sus antecesoras, caracterizadas por pasar inadvertidas en el mundo de la política, Miyuki, de 66 años, está acostumbrada a los flashes y las cámaras de televisión.

Tampoco parece ser un escándalo en el círculo político del país asiático. En el sitio oficial en internet del próximo mandatario aparece una foto de la pareja. Y en varias oportunidades Yukio Hatoyama ha expresado públicamente su afecto a Miyuki.

“Es mi sol. Me siento aliviado cuando vuelvo a casa. Ella recarga mis baterías”, confesó en una oportunidad el político.

La esposa del líder del Partido Democrático de Japón, organización que tendrá las riendas del poder tras medio siglo en la oposición, también ha revelado detalles de la vida doméstica de su pareja.

“Después del desayuno o la cena (Yukio) se levanta y va a la cocina donde se obstina en lavar los platos”, relató la primera dama, quien agregó que tras una jornada agotadora le hace un buen masaje en los pies a su esposo.

La señora Hatoyama, quien vivió durante muchos años en Estados Unidos -fue allí donde conoció a su marido- dijo que uno de sus sueños era actuar en una película en Hollywood junto al actor estadounidense Tom Cruise, a quien asegura haber conocido en una vida pasada… cuando Cruise era japonés.

También ha asegurado al frente de las cámaras que se come el sol.

En un programa de televisión lo demostró levantando sus brazos, y comiéndose una estrella solar imaginaria con los ojos cerrados. Después de tragarse los pedazos aclaró que su “esposo recientemente ha empezado a hacer lo mismo”.

Yukio Hatoyama es heredero de una dinastía de políticos en Japón que podría compararse con los Kennedy en Estados Unidos.

Miyuki no esconde el hecho de que fue su suegra, hija del fundador del fabricante de neumáticos Bridgestone, quien la enseñó a vestir y comportarse a la altura de un líder político en Japón.

Hoy en día es la futura primera dama quien se encarga de la apariencia de su esposo.
Fuente: ABC y BBC