https://i1.wp.com/img.europapress.es/fotoweb/fotonoticia_20090716184818.jpg?w=1080 Un grupo de técnicos españoles del Proyecto Ukhupacha, de la Universidad Jaime I de Castellón y de arqueólogos del Instituto Nacional de Cultura de Perú, con apoyo de la Sociedad Geográfica Nacional (SGN), han encontrado un nuevo camino inca 500 años después de que esta civilización abandonase Machu Picchu (Perú).

Así, el pasado 7 de julio, un grupo de bomberos, técnicos, catedráticos de universidad, y arqueólogos, con el objetivo de llegar y explorar lugares inaccesibles para descubrir y entender mejor el mundo. El camino se encontraba camuflado por la vegetación y serpentea en medio de paredes verticales, casi inexpugnables, señala el SGN.

Concretamente, se sitúa por la cima del Monte Viejo, que presta su nombre a la ciudadela. Sólo las técnicas de progresión vertical utilizadas por los espeleólogos de Ukhupacha podían llevar hasta allí a los arqueólogos peruanos que siempre habían soñado con llegar a esas alturas, inaccesibles para ellos.
La calzada de un metro de ancho es de mampostería de piedra y los muros que sostienen el talud alcanzan una altura de cuatro a cinco metros. Además, según el director del Santuario de Machu Picchu, Fernando Astete, hay evidencias de una portada inca y las primeras investigaciones indican que se trata de una ruta de carácter sagrado por la que sólo transitaban personas con una preparación espiritual y que participaban de los ritos de culto.

En los próximos días se realizará una nueva expedición para precisar el recorrido y la longitud del camino en el que se aprecian varios tramos colapsados. Desde que comenzara en 2002 Ukhupacha sus trabajos, que en quechua quiere decir ‘el mundo de adentro’, ha ayudado a sacar a la luz templos, tambos, puentes, enterramientos, entre otros.