La NASA descarta la existencia de vida en sistemas de estrellas binarias


Jeremy Drake, del Centro de Astrofísica de Harvard Smithsonian, ha explicado que las masas de polvo fresco que orbitan los sistemas binarios indican que los planetas de este tipo de sistemas suelen sufrir “tremendas” colisiones planetarias. Los cielos en estos sistemas tendrían dos inmensos astros solares, como los existentes sobre el planeta ‘Tatooine’ en la saga de ‘La guerra de las galaxias’ .

La NASA ha descartado la existencia de vida en sistemas binarios de estrellas en el Universo al estar rodeadas de polvo. Así, han descubierto grandes masas de este material, consecuencia de “tremendas” colisiones planetarias, alrededor de estas parejas de estrellas, conocidas como ‘RS Canun Venaticorums’ o ‘RS CVns’, según un nuevo estudio basado en los últimos datos recopilados por el telescopio espacial ‘Spitzer’ de la agencia espacial norteamericana.

Uno de los autores del trabajo, publicado el pasado 19 de agosto en ‘Astrophysics Journal Letters’, y miembro del Centro de Astrofísica de Harvard Smithsonian, Cambridge (Estados Unidos), Jeremy Drake, ha explicado que los datos obtenidos señalan que los planetas presentes en este tipo de sistemas no son muy afortunados ya que las colisiones son frecuentes, y con ello hay presencia de este polvo.

Asimismo, el científico ha indicado que teóricamente “es posible que existan planetas habitables alrededor de este tipo de estrellas, pero de haber algún tipo de vida allí sería una fatalidad”. Estas parejas de estrellas, según la investigación, están separadas por 3,2 millones de kilómetros –el dos por ciento de la distancia que separa al Sol de la Tierra– y orbitan entre ellas cada pocos días con un punto permanentemente apuntando a la otra estrella.

El trabajo también muestra que tienen una medida similar a la del Sol y probablemente tienen varios millones de años de edad, aproximadamente la misma que la del Astro rey cuando la vida apareció en la Tierra. Sin embargo, su velocidad de giro es mucho mayor, por lo que tienen poderosos campos magnéticos y gigantes y oscuras manchas.

Precisamente, la actividad magnética provoca fuertes vientos estelares que frenan los astros y los acercan, lo que podría ser la causa del caos de este tipo de cuerpos. Al acomodarse las estrellas entre ellas, sus influencias gravitacionales cambian y esto podría motivar las turbulencias de los planetas que orbitan alrededor de los mismos.
Por otro lado, los autores han detallado que habitualmente el polvo se disipa y se aleja de las estrellas en sus periodos de ‘madurez’. Por este motivo, concluyen que algo levanta el polvo fresco, como por ejemplo, una colisión planetaria. De esta manera, y debido a que las masas de polvo se han encontrado alrededor de cuatro sistemas viejos de estrellas, los científicos saben que sus observaciones no son una casualidad.

El autor principal de la investigación, componente del Centro de Astrofísica de la Harvard Smithsoninan y en la actualidad astrónomo visitante del Observatorio Astronómico de Palermo (Italia), Marco Matranga, ha asegurado que los cielos en estos sistemas tendrían dos inmensos astros solares, como los existentes sobre el planeta ‘Tatooine’ en la saga de ‘La guerra de las galaxias’.

Por último, uno de los co-autores del estudio y miembro del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, Mark Kurchner, ha declarado que este tipo de sistemas ofrecen un dibujo de los últimos estadios en la vida de estos grupos planetarios.

Fuente: europapress