La joya visigóda de Galicia
Introducción

Nombre: Iglesia de Santa Comba de Bande
También se le ha llamado: San Trocado de Bande o Santa Comba de San Trocado
Santa Comba es Santa Coloma (Sancte Columbe virginis et martiris)
San Trocado es San Torcuato
Emplazamiento: Santa Comba, en Bande (Orense) Comunidad Autonoma de Galicia
En la comarca de La Baixa Limia y a orillas del rio Limia
Estilo arquitectónico: Visigodo Siglo VII
Declarada Monumento Nacional en 1921

Historia

No hay constancia exacta de la fecha de construcción, seguramente su construcción es posterior a la conquista del Reino Suevo por parte de los visigodos, y se constituiria como un monasterio bajo la advocación de Santa Comba.

Santa Comba de Bande es una iglesia, de las llamadas de tipo monacal, es decir una iglesia o pequeño monasterio que situado cerca de los caminos la habitaba una pequeña comunidad de monjes, cuyo cometido era proporcionar auxilio tanto espiritual (sacramentos) como material a caminantes y peregrinos. La distribución de los espacios asi parece indicarlo, las habitaciones que habían al lado del porche, eran los lugares donde se protegian los peregrinos y las estancias adosadas a la iglesia, cuya única entrada era por el interior de la iglesia, parece indicar que eran para el servicio de los monjes.

Con la invasión musulmana de la peninsula, fuerón traidas hasta este monasterio los restos mortales de San Torcuato desde Guadix, uno de los primeros discípulos del ápostol Santiago. Por este motivo la tradición de este santo en la iglesia.

La adscripción visigoda está confirmada mediante documentación del año 872, en el que se hace constar su antiguedad a raiz de las reformas emprendidas en la iglesia a causa del repoblamiento de la zona por parte de Alfonso III. A través de un documento del Monasterio de Celanova, recogido en el llamado tumbo de Zamora del Archivo Histórico Nacional en Madrid, se hace constar que Alfonso III encarga a su hermano Odoario repoblar la región de Chaves y la posterior delegación de este en su primo, el diácono Odoyno para que repoblase el valle de Limia y reconstruyese las Iglesias de Santa Comba de Bande y Santa Columba, que llevaban en estado de abandono durante 200 años.

Siendo monasterio fué destruido por el conde don Gonzalo, dejando en pie sólo la iglesia. El motivo de que la misma se haya mantenido en pie, hasta nuestros días obedece a que desde antiguo es y ha sido iglesia parroquial, donde se practica el culto.

Abandonado el monasterio en el siglo IX, en el siglo X (932) se incorpora al Monasterio de Celanova como priorato.

En el siglo XVIII los restos de San Torcuato que se encotraban en la iglesia, son trasladados al Monasterio de Celanova, donde descansan en la actualidad.

Características

La iglesia esta rodeada por un muro que la circunda, cerrada por una cancela de hierro.

Sólo una parte del edificio, así como su decoración pueden ser fechadas en el siglo VII, ya que ha sufrido fuertes remodelaciones a lo largo de los siglos.

Tiene planta de cruz griega inscrita en rectangulo, de 18 de longitud x 11,90 metros de ancho, ábside cuadrado de 4 metros de lado, saliente en planta, rematada por una bóveda de cañón. Cimborrio cuadrado en el crucero cubierto a cuatro aguas. Dos puertas, una en el brazo sur del crucero y la otra en el porche situado a los pies, construido en el siglo XVII, pero con materiales similares al resto del edificio, por lo que podría tratarse de una restauración del original. La puerta aquí situada es de traza más moderna. La iglesia dispone de una espadaña de dos vanos encima del pórtico.

En el portico de entrada encontramos tres vanos, uno de ellos tapiado y donde se puede leer la siguiente inscripción: ESTA CAPILLA FVNDO Y DOTO GASPAR RODRIGUES DE ARVO I ABBAD DE SANTA COMBA ANNO, y debajo un escudo.

Dispone de una capilla situada en el lado noreste, al lado del crucero, posterior a la fabrica original, cuya función sería de uso monastico y para guardar los elementos sagrados del culto. También disponía ahora desaparecidas, de otra capilla en el otro brazo del crucero. Además disponía de dos capillas situadas a ambos lados del pórtico de entrada que tendrían estas la función de servir de refugio a caminantes y peregrinos, como ya hemos dicho, y otras dos capillas situados a ambos lados de la nave principal, a la altura de los pies de la iglesia, que eran utilizadas para el servicio de los monjes. A estas capillas adosadas a lado del crucero solo se podía acceder por el interior de la iglesia.

La construcción está realizada con grandes sillares labrados en granito, sin demasiado orden en sus hileras. Las bóvedas que cubren la iglesia son de medio cañón construidas en ladrillo del tipo romano, salvo en el crucero que se cubre con bóveda de arista sobre un cimborrio sostenido por cuatro arcos de herradura con el dovelaje embebido en los muros, de forma que en la parte inferior, los bordes de los arcos coinciden en una arista común sobre los ángulos interiores de las naves y forman un plano circular de cuatro metros de diámetro. Presenta una ventana en cada uno de los lados. La bóveda del crucero también está realizada en ladrillo.

El arco triunfal de herradura que da acceso al altar mayor, se apea en cuatro columnas con dos capiteles con collarinos de la época del bajo imperio romano, de tipo corintio y otros dos de factura visigótica.

En la parte superior del arco toral, se disponía una ventana que daba acceso a una camara que como ocurre con el arte asturiano, su función no está definida, pero que bien podría considerarse como una camara del tesoro. Hoy dia ya no existe.

Hoy dia se tiende a pensar que esta cámara podría haber servido como camara de resonancia para el uso de campanas que mediante un sistema de cuerdas en el interior de la iglesia, pudiera dar aviso de los distintos toques monacales.

El tejado de la iglesia es de teja del pais, a excepción de un pequeño trozo que esta cubierta con losas de piedra, que es como estaba cubierta toda la iglesia anteriormente. Las paredes estan recorridas por impostas oqueadas que rompen la idea de verticalidad.

En su interior podemos encontrar un ara romana que ha sido reutilizada como altar y un sarcófago de mármol que correspondió a San Torcuato, cuyos restos se conservan en el Monasterio de Celanova.

En la iglesia podemos encontrar materiales reutilizados de la época romana, como un miliario romano situado en su lado norte y que ahora cumple funciones de pila bautismal.

La decoración interior se limita a impostas cordiformes que se adornan con racimos de uva y otros de tipo vegetal. La decoración más elaborada se da en el ábside, se trata de una estrecha orla, realizada con talla a bisel, arranca de la bóveda y se prolonga por el muro testero, ciñendolo y realzando el vano que se abre en el mismo. Está constituido por un roleo vegetal, que incluye como hemos dicho racimos de uvas, pequeñas hojas, flores … tomados directamente de los modelos clásicos romanos. Existe también una cinta sogueada en resalto que recorre toda la línea de impostas de los arcos del crucero.

El ábside se ilumina mediante una ventana absidial, dividida en dos partes horizontales, la inferior cerrada mediante una losa y la superior con una celosía de semicírculos de mármol.