Egipto: En busca de las Tumbas perdidas 1


Obsesionados con su mortalidad, los antiguos egipcios construyeron gloriosos monumentos con la esperanza de asegurarse una vida eterna. Increíblemente, después de miles de años, muchos de ellos aún se mantienen en pie, pero otros muchos yacen enterrados bajo las arenas del desierto. Sus misterios, secretos y tesoros, cubiertos por el polvo de lo siglos, esperan a ser descubiertos.

Este documental de National Geographic nos muestra las excavaciones realizadas por el arqueólogo francés Alain Zivie y el egipcio Zahi Hawass en torno a la pirámide de Saqqara, una zona en la que se han encontrado numerosas tumbas. Las personas allí enterradas pertenecían a las clases altas que rodeaban al faraón y por ello junto a los sarcófagos se encuentran piezas de oro y alabastro, además de momias de miles de gatos, animales sacrificados por ser considerados sagrados.

no de los más importantes hallazgos (realizado en 1996) es el de la tumba de Maya, que fue la nodriza de Tutankhamon. El hecho de haber criado a un dios la confería un alto estatus, a pesar de no ser familia del faraón. En su tumba hay numerosos grabados con su imagen.

Otra zona de importancia arqueológica es el oasis de Bajariya. Recientemente ha sido necesario derribar varias casas, construidas a propósito por los lugareños encima de las tumbas para poder expoliar éstas disimuladamente.

Neteruimes es otro personaje enterrado allí; en principio es un desconocido. Después de investigar en las inscripciones de Luxor (antigua Tebas) los expertos creen que se trata del embajador egipcio que negoció, en nombre del faraón Ramsés II, un tratado de paz con los hititas, unos años después de la célebre batalla de Kadesh

(Fuente: futuropasado.com)