El próximo miércoles tendrá lugar el eclipse total de Sol más largo del siglo XXI, ya que no se va a superar en duración hasta el 13 de junio de 2132 y que no podrá verse en España. Concretamente, su duración total será de seis minutos y 39 segundos y su punto máximo se producirá las 04.35 horas españolas, a unos 100 kilómetros al sur de las Islas Bonin, al sureste de Japón.

Según explican científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), este fenómeno no podrá verse en gran parte del planeta, aunque sí podrá hacerlo desde el norte de la India, el este de Nepal, el norte de Bangladesh, Bután, el norte de la punta de Myanmar, China central, y el Océano Pacífico, incluyendo las islas Ryukyu, Marshall y Kiribati.

Durante un eclipse total de Sol, momento en el que la Luna se interpone entre la Tierra y la estrella solar, queda al descubierto la región más externa de la atmósfera solar, denominada ‘corona’. Es la visión de ésta, silueteada alrededor del negro borde lunar la que hace de los eclipses totales de Sol un espectáculo fascinante para el público en general, además de científicamente relevantes para los astrofísicos.

Los eclipses de Sol tienen múltiples usos astronómicos. Concretamente, su observación permite calcular el brillo aparente del cielo y su transparencia durante la fase de totalidad, así como a la hora de determinar parámetros sobre la estructura y dinámica de la corona solar. Además, la disminución de la luminosidad durante este tipo de eclipses supone una oportunidad para observar planetas y estrellas brillantes en el cielo diurno.

El eclipse empezará sobre las 02.00 horas de la mañana (08.00 horas de Beijing), dijo el director del Buró de Ciencias Básicas de la Academia China de Ciencias, Li Ding, en una rueda de prensa organizada en la capital del país asiático y que recoge la agencia china de noticias Xinhua.