Profecías de Nostradamus y la máquina del tiempoHoy quiero hablaros de las Profecías de Nostradamus y la máquina del tiempo. El libro de las profecías de Nostradamus, publicado en 1558, estaba dedicado al rey Enrique II. El autor realiza una serie de profecías que son cuanto menos interesantes.

Admitía que había estudiado muchos libros que versaban sobre magia. Estos antiguos libros sobre una ciencia perdida, enmascarada en claves y símbolos, ayudarían a Nostradamus a aprender el secreto de la proyección en el tiempo, o al menos le permitirían observarlo.

El autor previene contra la futura persecución de la Iglesia y predice el establecimiento de un nuevo orden. “Esto ocurrirá en el año 1792, en cuyo momento todo el mundo lo considerará como una renovación de la época”. La Revolución surgió del anticlericalismo, y la República de Francia fue fundada en 1792. Parece como si Nostradamus hubiera roto la Barrera del Tiempo al profetizar un acontecimiento histórico con tanta precisión.

Pero la cosa no queda ahí, ni mucho menos. En otro de sus versículos escribe: “Un emperador nacerá cerca de Italia que costará muy caro al Imperio”. El emperador Napoleón I nació cerca de Italia (En Córcega concretamente), y costó a Francia muy caro: medio millón de hombres sólo en la marcha sobre Moscú.

Michel Nostradamus anticipó también la venida de Hitler, a quien el llamaba Hister por dos motivos: el primero en razón a los histéricos discursos del Fürher, y el segundo por su lugar de nacimiento sobre el Danubio (su nombre en latín es Ister). Describía las esvásticas como cruces confusas que rodarían (algo mas lógico hablando de una esvástica que de una cruz) hacia el Este e invadirían Rusia.El doctor Nostradamus vio asimismo la bomba atómica de Hiroshima, definiéndola como un gran fuego en la tierra del Sol Naciente.

En los primeros versos de las Centurias, Nostradamus revelaba su método para proyectarse a sí mismo en el tiempo. Utilizaba un trípode de latón, fuego, agua y una varilla. Aunque semejantes atavíos parezcan algo sin significado, un inventor imaginativo podría algún día experimentar en este sentido y quizá triunfar en la construcción de una Máquina del Tiempo o en un cronovisor. Quien sabe.

¿Es posible que el autor fuera capaz de viajar al futuro y/o ver estos acontecimientos a través de algún instrumento? Recordemos que el libro es de 1558, ¿o es todo esto sólo fruto de la casualidad o la mala interpretación? Déjanos tu opinión en los comentarios.